Español   English   
952 549 233

¿Por qué deberías apuntar a tus hijos a clases de alemán?

En el sector de los idiomas hemos observado un aumento de la demanda de clases de alemán para niños y niñas cada vez más jóvenes. Nos alegramos de que por fin crezca el interés por este idioma desde edades muy tempranas. Lo veníamos aconsejando desde hace mucho tiempo pero nos costaba convencer a nuestros clientes. 
En primer lugar no se planteaba casi nadie cambiar el inglés por el alemán a la hora de apuntar a sus hijos a clases de idiomas. Por otro lado en caso de elegir dos idiomas, la combinación tradicional era inglés + francés. La opción del alemán para niños de Preescolar y Primaria no seducía a los padres.
¿Por qué no? En particular porque se pensaba que no iba a ser muy útil ni importante para el futuro de sus hijos. ¡Error! Por suerte los tiempos cambian y con ellos la valoración del uso y de los beneficios de ciertos idiomas, entre ellos el alemán.
¿Por qué sí? Son numerosas las razones por las que tus hijos deberían aprender alemán desde niños.
Tus hijos estudiarán y Alemania es un destino universitario interesante y de calidad.
Tus hijos una vez formados querrán optar a puestos de trabajo que bien sabemos podrían tener que buscar fuera de nuestras fronteras y en Alemania podrían encontrar una oferta laboral a la altura de sus expectativas.
Seamos sinceros, a la gran mayoría nos resulta una lengua complicada por su estructura y pronunciación, así que cuanto antes mejor ya que los niños de corta edad tienen esa capacidad de asimilar lo radicalmente diferente de forma tan natural.  
Si le preguntas a nuestro profesor Tim Neufert, te dirá que su manera de captar la atención de los más pequeños es fomentando la participación constante de todos ellos, lo cual es posible en nuestro Centro porque trabajamos con grupos reducidos. Al ser pocos por clase, la metodología puede ser muy dinámica y reforzada por juegos y canciones. Otra estrategia de clase que funciona muy bien con los peques es el sistema de auto-evaluación: empujados por su espíritu de superación y competición, les encanta poder dibujar una cruz en la tabla “Ich kann” y decir que ya saben decir esto o entender lo otro.
Por todo ello en Bem idiomas apostamos por el alemán desde la niñez.